August Puig

Nació en Barcelona en 1929.

Su interés por la pintura empezó en el seno de su familia, pues su padre era profesor de Arte, discípulo de Joaquim Torres García.

Hacia 1944 decidió abandonar el estudio para dedicarse por completo a la pintura.

La obra de esos primeros años es el reflejo de un lenguaje expresionista, con pinceladas fauves e influencia de Picasso.

La obra de August Puig está llena de lirismo y de magia. Al contemplarla se distinguen unos factores esenciales: técnica, forma y color.

En definitiva, unas obras creadas desde el pensamiento que dan como resultado la libertad visual, de un artista muy conocido y reconocido fuera de nuestro país, y muchas veces olvidado en su propia tierra.

 

Deja un comentario